Una andadera es muy útil para personas convalecientes, de la tercera edad o con problemas para desplazarse, la andadera o caminador es un aparato que ayuda a conservar la autonomía de movimiento.
La andadera es una estructura de metal con cuatro patas y tres lados cerrados que se recomienda a individuos que no tienen la fuerza suficiente para caminar sin apoyarse, o bien, quienes tienen dificultades para mantener el equilibrio, ello porque la gran virtud de este accesorio es que brinda seguridad, estabilidad y descanso al caminar, gracias a su estructura y a que ambas manos del individuo intervienen para cargar el peso corporal.

La elección de este importante dispositivo siempre exigirá el consejo del médico, quien discutirá con su paciente sobre aspectos básicos (fortaleza corporal, gravedad de la lesión o incapacidad para caminar) que determinarán cuál es la andadera adecuada.

Un tipo para cada caso
Para comenzar, hay que decir que toda andadera tiene en cada lado un par de agarraderas que sirven para apoyarse mientras se camina, por lo que en todo caso el usuario debe asegurarse que sean de caucho antideslizante para evitar accidentes. Además, y a fin de no caer en confusiones, hay que decir que a pesar de la diversidad de modelos que ofrece el mercado, estos dispositivos pueden agruparse en dos grandes categorías.

El primer tipo es el estacionario o fijo, que se caracteriza por contar con partes que no pueden ser removidas; su estructura es rígida y muy firme, a la vez que liviana y fácil de levantar a medida que el paciente camina. En algunos modelos las patas delanteras tienen ruedas que favorecen un desplazamiento más sencillo y, en general, este tipo de aparato es recomendado para personas cuyas piernas son débiles, pero sus brazos fuertes.

La otra variante es la andadera recíproca, que tiene partes que pueden ser removidas, para que el accesorio se haga más largo o corto; asimismo, puede tener una bisagra en el centro para que los lados se muevan independientemente uno del otro. Esta andadera está indicada para personas con brazos débiles y problemas con el equilibrio.

andaderasvarias

Andaderas

Si se cuenta con poco espacio para guardar o transportar la andadera, puede recurrirse a modelos que se pliegan para facilitar su uso; pida siempre el consejo de su médico y de los encargados del almacén de productos médicos en donde adquiera el aparato. Cerciórese que las patas cuenten con gomas antiderrapantes.

Existen muchos tipos de andaderas que se adaptan a cualquier tipo de persona para brindarle seguridad, comodidad y el mejor apoyo. A continuación les dejamos un link dónde podrá encontrar una gran variedad de andaderas y que están disponibles por si desea adquirir una: ReActiv