Los móviles se han convertido en objetos indispensables para la amplia mayoría de la sociedad. Permiten estar conectados con el mundo y disfrutar de momentos de entretenimiento. No obstante, el uso de los smartphones supone una barrera más para aquellas personas que sufren algún tipo de enfermedad neurodegenerativa o tienen movilidad reducida. Limar este aislamiento social y digital es el objetivo que se ha propuesto la compañía israelí Sesame Enable. Ha desarrollado un smartphone con una exclusiva tecnología que es capaz de monitorear los movimientos de cabeza.

Sésamo cuenta con un algoritmo complejo de visión computerizada y una cámara frontal que detecta los movimientos de la cabeza del usuario y que puede con este sistema controlar un cursor en la pantalla. Este cursor es, en esencia, un puntero como el que estamos acostumbrados a ver en las pantallas de los ordenadores, y permite hacer al usuario las mismas cosas que otros realizan con sus móviles normales. Los usuarios son capaces de revisar sus emails, participar en videojuegos y navegar en Internet sin necesidad de usar sus manos.

Gracias a este terminal móvil, personas con lesiones en la columna vertebral, esclerosis lateral amiotrófica, parálisis cerebral y otras discapacidades que limitan el movimiento de manos y brazos podrán tener el mismo acceso a las nuevas tecnologías que el resto de ciudadanos.

Giora Livne, tuvo la idea de desarrollar este teléfono después de ver un programa de televisión en el Oded Ben Dov hacía una demostración de videojuegos controlados por movimientos de cabeza, él mostraba los últimos adelantos en “caption movement” de los videojuegos, la famosa función kinetic, que permite que un personaje virtual copie los movimientos de una persona real en la pantalla.

El problema ahora radica en el coste del terminal, pues ronda los 1,000 dólares. Para ayudar a financiar su producción y desarrollos futuros, Sesame Enable contará con la ayuda del premio “Verizon Powerful Answers”, valorado en un millón de dólares.