Es un procedimiento de sustitución quirúrgica de las superficies articulares de la rodilla por otras partes artificiales, que se realiza separando músculos, ligamentos que tenemos en torno a la rodilla, hasta llegar a la cápsula que envuelve la articulación. Se quitan los extremos alterados por el desgaste del fémur, de la tibia y de la parte posterior de la rótula ( esta no siempre ). Para recubrir el extremo del fémur se encastra a presión un componente metálico, igualmente en el de la tibia se coloca un componente que tiene una parte metálica y otra de un plástico de alta densidad ( polietileno ), si se precisa se pone también un botón de plástico en la rótula. Para conseguir una más rápida fijación de los componentes al hueso se suele usar un cemento óseo ( metilmetacrilato )

¿ A QUIÉN DEBE IMPLANTARSE UNA PROTESIS DE RODILLA?

La prótesis está indicada en gente que padece alteraciones severas. La mayoría suele ser mayor de 55 años aunque en ocasiones es preciso ponerla en jóvenes.

  • Cuando Ud. tiene dolores diariamente

  • Cuando Ud. tiene un dolor severo que le limita no sólo para el trabajo sino también para las actividades de la vida diaria ( vestirse, calzarse, subir escaleras )

  • Cuando Ud. tiene un dolor que no mejora con antinflamatorios, ni con el uso de muletas, ni a la reducción de la actividad

  • Cuando Ud. tiene una rigidez importante de su rodilla

  • Cuando Ud. al andar tiene una clara inestabilidad ( constantes ” fallos “)

  • Cuando Ud. tiene una gran deformidad ( piernas arqueadas en O ó piernas en X )

  • Cuando en las radiografías hay un desgaste importante en su rodilla u otros signos similares.