A continuación vamos a destacar las principales características del desarrollo del niño con discapacidad visual en cada uno de los distintos planos existentes:

  • DESARROLLO DEL LENGUAJE: Se caracteriza por retrasos en la comprensión del significado de las palabras, sobretodo en elementos como ciertos adverbios (arriba, abajo, delante, detrás, dentro, fuera). Sin embargo esto suele quedar paliado alrededor de los diez y los doce años de edad. Las personas ciegas tienen una mayor facilidad para memorizar discursos completos y suelen tener tendencia a la ecolalia como medio para comunicarse con las otras personas. Presentan una ausencia de lenguaje no verbal y también dificultades para asociar las palabras con los conceptos.

ninos28112013_p

  • DESARROLLO MOTOR: El niño invidente no suele utilizar el gateo y presenta una falta de manejo de sus manos. Presenta retrasos en el desarrollo motor debido a la falta de estimulación visual y, a veces, auditiva y táctil. Tiene problemas fundamentales a nivel de orientación y movilidad: inseguridad, falta de conocimiento del medio, problemas en la marcha y movimientos estereotipados. Las etapas del desarrollo espacial son igual que en el resto pero con un aprendizaje más lento.
  • DESARROLLO COGNITIVO: Existirá una estrecha relación entre el desarrollo motor y el desarrollo cognitivo, por lo que va a ser importante que el niño vaya adquiriendo progresos en su desarrollo motor. Lo que dificulta la cognición son las limitaciones por la falta de exploración directa y los problemas de movilidad, que le van suponer retrasos en la inteligencia representacional debido a que la permanencia del objeto es diferente.
  • DESARROLLO PERCEPTIVO: Presenta una falta de rapidez en la integración de estímulos externos, por lo que se debe potenciar el uso de las manos y la ejercitación con ellas, como forma básica de aprendizaje.

ep5

  • DESARROLLO AFECTIVO Y SOCIAL: Las personas ciegas van a tener las mismas necesidades que el resto de los niños, aunque el proceso y la forma de satisfacerlas requiere un conocimiento especial y una atención constante de los padres, ya que el desarrollo afectivo depende de las actitudes de la familia y del interés en potenciar al sujeto como un ser humano e independiente. Desde los primeros días de vida los contactos tienen un significado especial y va a ser conveniente potenciar esta vía de comunicación con el niño con discapacidad visual. Además la comunicación oral y táctil deben potenciarse con el fin de facilitar su seguridad y confianza en sí mismo.
  • RENDIMIENTO ACADÉMICO: Diversos estudios demuestran que no hay variaciones significativas respecto al resto de niños siempre que la discapacidad visual no vaya acompañada de otros trastornos o discapacidades, con la salvedad de cierto retraso en la adquisición de determinados aprendizajes y siempre que la respuesta educativa esté ajustada a las características y necesidades de estos alumnos.