Camila Alonso, alumna de Diseño Industrial de la Universidad Iberoamericana, diseñó juegos de parque para niños en sillas de ruedas que pueden ayudar a la integración de gente con discapacidad motriz en áreas públicas de cualquier ciudad y crear conciencia sobre la discapacidad entre quienes no la tienen.

Parque_2

La idea de este proyecto surgió cuando Camila se dio cuenta que los niños con discapacidad motriz padecen un problema: no pueden jugar con otros pequeños en los parques públicos, situación que los mantiene marginados de su grupo de edad y les impide disfrutar de un ambiente saludable al aire libre, en México se carece de parques recreativos para niños en sillas de ruedas.

Ante esta situación la estudiante empleó, para crear sus juegos, el concepto del diseño universal, el cual consiste en diseñar no para el usuario promedio, sino para la mayor cantidad de personas, para darle a todos la oportunidad de disfrutar la experiencia de utilizar un producto.

parque_1

Los juegos incluyen información académica ligada al propio juego, para brindar a los niños diversos conocimientos, por ende, los llamó Jugar es Aprender (JEA).

Por ejemplo, las paredes laterales del columpio se pueden ilustrar con un transportador, para que se pueda ver a cuántos grados se inclina el usuario; con el pasamanos se pueden explicar los meridianos; en el sube y baja enseñar cuestiones relativas al peso; el camino cuenta con un mapamundi para estudiar geografía.

En el aspecto psicosocial, los niños con discapacidad motriz pueden convivir con otros que no usan sillas de ruedas, lo que evitaría problemas de segregación y bullying. Y por el contrario, los juegos propician la inclusión de las personas con discapacidad y crean conciencia sobre la invalidez en quienes no la tienen.

http://www.revistaccesos.com/