La miel tiene abundantes propiedades nutricionales, terapéuticas y hasta cosméticas. Este alimento de fácil asimilación, además ayuda a regularizar el funcionamiento intestinal y a calmar la garganta en casos de tos o resfrío.

El consumo de miel tiene enormes consecuencias positivas para nuestra salud, ya que además de la gran cantidad de nutrientes que aporta, incrementa la producción de anticuerpos y favorece la formación de glóbulos rojos, debido a su contenido de ácido fólico.

Este producto cien por ciento natural, que no se echa a perder, constituye una fuente de vitamina C, B, D y E, y también de minerales como cobre, zinc y magnesio. Asimismo, la miel es antiséptica y un endulzante natural, pero debido a la alta concentración de azúcar que posee, no es recomendable que la consuman en abundancia personas con sobrepeso y/o diabetes.

Otras de las particularidades de la miel es que es considerada como un afrodisíaco, ya que ayudaría a mejorar el rendimiento físico. Por esta misma cualidad y su alta velocidad de absorción, es un alimento indicado para deportistas en caso de fatiga física. Aparte de suavizar la garganta y ser ideal para casos de gripes, laringitis, rinitis y faringitis, hay estudios que indican que protege el corazón y el hígado.

Por si fuera poco, la miel posee un importante poder anti envejecimiento, debido a su acción en los radicales libres. Al ser un ingrediente natural, sus efectos sobre la piel son excelentes y es uno de los favoritos para realizar mascarillas faciales.

Para preparar una mascarilla en casa, mezcla 1 cucharada de miel con 4 de yogur natural y aplícala sobre la piel del rostro y del cuello. Hazlo dos veces por semana y deja actuar por lo menos por 15 minutos. Luego enjuaga suavemente la piel con agua tibia. Esta mascarilla puede reafirmar, suavizar el cutis y prevenir arrugas si se usa con regularidad.

Hay diferentes formatos y preparaciones que permiten consumir fácilmente este dulce alimento, como los novedosos sticks o sachets de miel para uno o los tradicionales frascos que alcanzan para toda la familia. No olvides que la miel puede estar solidificada o en su estado natural de fluido, al que puede volver al calentarla a baño María.

Hoy en día existen distintos sabores a lo largo del país, donde mezclan miel con diversas especias o frutas como merquén, curry, frambuesa o frutillas, y que además de servir para postres y frutas, se pueden convertir en adobo para carnes y pescados.