Entendemos como Integración a la actividad de la persona con discapacidad para pertenecer a un grupo (apropiarse de un entorno); y a la Inclusión como la actividad de un grupo para transformarse y construir un lugar para la persona, respetando su diversidad.

Estas son dos estrategias complementarias y mutuamente necesarias para la normalización y por ende para la superación de la exclusión. No son opciones mutuamente excluyentes. Incluso son procesos independientes y que pueden estar descoordinados, como por ejemplo, que alguien sea incluido donde no se quiere integrar, y se integre donde no lo quieren incluir.

Estas estrategias exigen de cada actor social el poder:

  • Respetar la diversidad: Reconocer a cada persona en su unicidad sin reducirla a lo uniforme o a la homogeneización.
  • Valorar la diversidad: Agenciar / implementar las diferencias para todos los implicados (poner a funcionar colectivamente lo singular).

 

Integración Inclusión
Defiende el derecho de la persona con discapacidad Defiende los derechos de todas las personas con o sin discapacidad
Cambios mirando prioritariamente a las personas con discapacidad Cambios que benefician a cualquier persona (no se sabe quién gana más, todos ganan)
Las personas con discapacidad se adaptan  a  las realidades de los modelos que ya existen en la sociedad, que hace solamente ajustes La sociedad se adapta para atender a las necesidades de las personas con discapacidad y se vuelve atenta a las necesidades de todos