Como te ves me ví… como me ves te verás”. Reza el dicho popular, para advertir que la mejor condición no es eterna, posiblemente respecto a salud, edad, economía, etc. En esta vida tarde o temprano todos pasamos por situaciones tanto gratas como no gratas. Sin embargo, algunos viven bajo circunstancias adversas de manera permanente, anhelando ayuda por parte de supuestos derechos o la mejor caridad.01

Desde el año 1992 la Asamblea General de las Naciones Unidas, proclamó el día 03 de Diciembre como el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. Con el propósito de tomar conciencia, pero sobre todo, para efectuar acciones que mejoren la situación de los diferentes grupos de la población afectados por algún tipo de discapacidad. Solicitando a sus Estados miembros reconocerlos e integrarlos a sus sociedades, aspirando también otorgarles igualdad de oportunidades.

discapacidad crece

A partir de 1997 cada año se han declarado temas específicos en la persecución de hacer efectivos los derechos de las personas con discapacidad que, clasificadas o no en los grupos que cada país oficialice, existen y desafortunadamente, están creciendo de manera alarmante. De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, el 15% de la población mundial cuenta con algún tipo de discapacidad (alrededor de mil millones de personas). Posiblemente no resulte asombrosa la cifra expuesta, comparándola con el total de la población mundial, o de cada país, menos aún si se leen las  clasificaciones de subgrupos típicos en función de solamente los sentidos afectados.

Sin embargo factores como el envejecimiento, y el aumento de enfermedades crónico-degenerativas están incrementando rápidamente las cifras de la discapacidad en general. La salud se altera de manera exponencial tan solo por enfermedades como diabetes, cáncer, enfermedades cardiovasculares y mentales; esto debe resultar preocupante, y por tanto, ser prioridad de atención en todos los niveles.

Recientemente varios medios de comunicación en México publicaron que del 2006 al 2012 los casos de diabetes crecieron 30%, propiciaron la muerte de unas 500 mil personas, generaron 12 millones de enfermos de los cuales la mitad desconocen su estado, y es la primera causa de ceguera según organizaciones que conforman la Alianza por la Salud Alimentaria.

Peor aún, los niños que son el futuro de la Nación, están naciendo o adquieren enfermedades debido a malos hábitos alimenticios y vicios de sus padres. De manera que si nuestro presente como sociedad está seriamente comprometido, el futuro presagia un panorama desolador pues carece de proyectos y acciones concretos de rescate para una población que si bien aún es joven en cuanto a edad, se encuentra en riesgo, considerando que ha de envejecer.

Las causas de la discapacidad inician con la pobreza y la desnutrición porque propician enfermedades e impiden el acceso a servicios elementales de salud, o de rehabilitación. Por lo que, aún construyendo edificios y creando asociaciones, si estos  quedan fuera del alcance de niños, jóvenes o adultos, no tienen razón de ser.

Otro factor importante suele ser la violencia, al interior de la familia o en la sociedad, porque ocasionan heridas y daños no solo físicos sino también emocionales. Muertes y lesiones permanentes impactan directamente la productividad y riqueza personal, familiar y social. La salud mental es otro aspecto de ocupación, los suicidios también han incrementado; la forma de percibir la vida y el éxito personal influye fuertemente en la felicidad y el deseo de vivir.

Recordemos que la salud es un estado de equilibrio mental-espiritual-físico. Su alteración ocasiona enfermedades y decadencia no solo de individuos, sino también de grupos y sociedades.

FUENTE

levantatehoy