El adulto mayor presenta cierta vulnerabilidad en diferentes áreas de la vida; el aspecto físicoemocional y psicológico, la parte espiritual y la falta de proyectos. A ello le sumamos la ausencia de una cultura de la vejez, la cual requiere de una sociedad incluyente que reconozca al adulto mayor como uno más.

El Envejecimiento Saludable es la capacidad para mantener el rol personal y la integración del sujeto a la comunidad, para lo cual es necesario mantener un nivel razonable de capacidad física y mental. Es esta mentalidad la que puede definir una calidad de vida satisfactoria y por tanto, un envejecer con éxito.

La diferencia entre envejecimiento genético y envejecimiento bio-psico-social es que no tenemos control sobre el primero, ¡pero sí sobre el segundo!

En México existen 11 millones de adultos mayores aproximadamente. Diez de cada cien personas tienen 60 años o más. La CONAPO estima que para el año 2030 se elevará el porcentaje de adultos mayores en relación a la población activa y para el 2050, el 30 por ciento de la población tendrá más de 60 años. Esta cifra representara alrededor de 34 millones de personas, por lo que es vital promover una cultura de envejecimiento saludable en el país. La misión es promover una idea general de vejez, para lo cual debemos trabajar en forma conjunta, gobierno, sociedad y profesionales.

La persona como protagonista de su historia dispone de recursos individuales que lo auto-regulan y lo hacen partícipe de su propio desarrollo; el pequeño problema es que el envejecimiento es afectado en gran medida por el factor sociocultural.

envejecimiento-saludable

Cambios que presenta el adulto mayor en la esfera de la personalidad

Declive de la memoria. La memoria a corto plazo ya no tiene un funcionamiento propicio, es por ello que repite la misma historia con frecuencia. Su memoria a largo plazo está intacta en un porcentaje significativo, por ello relata sus experiencias con tanta frecuencia.

Conflictos inter-generacionales. Las normas sociales sufren cambios radicales. Generalmente se llevan bien con los nietos, puesto que tienen algo en común: la pugna contra un sujeto común (su hijo(a) y/o progenitor, respectivamente).

Le cuesta trabajo asimilar la migración de los hijos (nido vacío) los duelos de amigos, hermanos y/o viudez.

Existe un factor determinante para la adaptación y es la personalidad que cada ser tiene: tenemos al integral, es aquel que se adapta a las diferentes condiciones que se le presenten. El defensivo, que en estados críticos se convierte en desconfiado de todo. Existe el dependiente, que es el que representa demasiadas atenciones por parte de sus familiares y/o cuidadores. Por último está la personalidad llamada desintegrada, que representa un porcentaje bajo y son aquellos que deambulan por diferentes hogares y jamás se afirman en uno.

Reconocer el envejecimiento y aceptar la vejez

Requiere:

Autoestima, basada en el autoconocimiento, el autocontrol y la automotivación.
Empatía, es decir observar la perspectiva que tienen los otros.
Habilidades sociales, comunicación asertiva: escucho-me escuchan, doy- me dan.
Resiliencia, capacidad de no dejarse vencer por la adversidad. Inherente al ser humano.
Optimismo, dejar de observar solo una cara del polígono.
Fortalezas, convertir una debilidad en una herramienta; ayudado por lo que sé hacer bien.
Propuesta de un retiro dinámico

Tomar conciencia de manera positiva y diseñar propuestas de afrontamiento ante estos elementos.

Entender que pasaremos de lo profesional activo al descanso obligatorio (libremente, consentido o impuesto)
Repentinamente nuestros horarios cambiarán radicalmente.
Nuestra parte financiera (plan de retiro)
Tiempo de ocio (suficiente espacio para la actividad lúdica)
Envejecimiento Saludable, algunas sugerencias

Mantenga sus actividades sociales: siga reuniéndose con amigos y familiares, escríbales a quienes estén lejos de su espacio físico. Asista y participe en actividades grupales.

Mantenga su actividad intelectual: Realice actividades que le interesen, lea y escriba diariamente. Manténgase informado, participe en juegos de mesa o de estrategia, dedique su tiempo al aerobics mental (sudoku, sopa de letras, crucigramas, memoramas, etc.)

Adquiera nuevas habilidades: dedique tiempo a la pintura, cocina, computación, con la única consigna de que sea una actividad que se le facilite en base a sus habilidades y/o gustos.

Aliméntese en forma saludable: Consuma 5 unidades de frutas o verduras frescas, coma carne blanca (pescado y/o aves) y carnes rojas lo mas magra posible. Agregue legumbres, cereales, aceite de oliva, aceitunas y semillas. Disminuya el consumo de sal y azúcar y consuma suficiente agua. (2 litros)

Realice ejercicio físico: Camine, use bicicleta libre y/o fija, o ejercicio cardiovascular de 10 a 30 minutos. Actividad física lúdica: bailar, floricultura, gimnasia grupal.

Control de patologías: Evite auto/medicarse, pero sobre todo procure acudir periódicamente al médico.

Duerma bien: El periodo mínimo de sueño continuo es de 6 horas, con una siesta reparadora por la tarde.

Labor familiar

Relacionarse con el adulto mayor mínimo 2 veces al día, no decirle sólo: ¿Cómo estás? Hazle saber cuanto le amas.
Recuerda que su cuerpo es frágil, sin importar qué prisa lleves, dale su tiempo.
Recuerda que hay cosas de ti mismo que no puedes cambiar, no busques cambiarle; debes aceptarlo y amarlo porque es parte de ti.
Cuando escuches comentarios negativos hacia ti de parte de él, no te molestes con él (entiende que aun tiene emociones y como a todos se nos complica manejarlo, jamás dejara de procurar tu educación).
Si te centras en las cosas buenas que tiene y en sus cualidades, recordaras cuanto aprendiste de él y cuánto le amas.