Las infecciones respiratorias agudas son la primera causa de morbilidad en adultos mayores de 65 años, de ahí la importancia de que este segmento de la población se vacune contra influenza y neumócoco, destacaron especialistas.

En conferencia de prensa en el marco del Día Mundial de la Neumonía, el próximo 12 de noviembre, la doctora Martha Cecilia Guerrero Almeida recomendó evitar llegar a la senectud para prevenir enfermedades.

Alertó que para el año 2030 la mortalidad por neumonía en todos los grupos de edad será de 16.2 por ciento, que representa una cifra alarmante.

En la actualidad, las tasas de mortalidad por neumonía en estudios realizados en 2013 revelan que esa afección ocasiona la muerte a 500 personas por cada 100 mil habitantes en noviembre y en diciembre los decesos se incrementan a 700 por cada 100 mil habitantes.

La profesora de microbiología dijo que la mayoría de los fallecimientos son de adultos mayores y el dicho popular “diciembre y enero desviejadero”, se podría dejar de lado si las personas se previenen con la inmunización, es decir prevenir a partir de la vacunación.

Estudios recientes señalan que la senescencia, es decir el proceso de envejecimiento, comienza a los 30 años debido al propio paso de los años y a que el sistema inmunológico se ve cada vez más desgastado.

Con el incremento de esperanza de vida, el problema ya no se circunscribe a si las personas van a llegar a la vejez sino cómo van a llegar, con padecimientos que provocan ceguera, amputaciones, diálisis, accidentes vasculares o en condiciones para tener buena calidad de vida.

“En México estamos acostumbrados a hacer una medicina curativa y tenemos que cambiar nuestra mentalidad para hacer una medicina de prevención, porque para 2020 la población de adultos mayores va a sobrepasar por mucho a los niños y jóvenes”, expuso.

Adulto mayor siendo vacunado

Lamentó que frente a este panorama las vacunas aún tengan mala reputación sobre todo entre la población adulta, pues muchas personas piensan que si se aplican, por ejemplo la de influenza, les va a atacar el virus.

La infectóloga reconoció que se han creado muchos mitos. El problema es que se está inmunizando en los meses en los que atacan las enfermedades de vías respiratorias y por ende se asocian a la vacuna, sin que esta tenga nada que ver.

A su parecer la vacuna contra la influenza debería comenzar aplicarse durante la segunda quincena de septiembre o a más tardar en octubre y la de neumonía en cualquier momento del año, pues la enfermedad no tiene temporalidad.

La especialista comentó que como un medio de prevención no sólo se debe inmunizar a menores y adultos mayores sino a las personas en edad madura, pues cuando ocurrió la crisis de influenza AN1H1, fue la población con más decesos.

A nivel privado la de influenza cuesta poco más de 400 pesos y la de neumococo mil 650 pesos, lo cual no representa un gasto oneroso si se consideran lo caro que podría ser la cura de estas enfermedades e incluso la posibilidad de morir por su causa, enfatizó.