La expresión y el contacto visual juegan un papel decisivo en la interacción social y, por lo tanto, en el desarrollo evolutivo y en el aprendizaje del sujeto. En los niños la deficiencia visual crea problemas de desarrollo que hace necesaria una educación especial extensiva a todas las áreas:

  • Intervención temprana
  • Concepto de desarrollo
  • Métodos alternativos para la lectura, escritura y computación matemática
  • Entrenamiento sensorial
  • Socialización y habilidades lúdicas
  • Utilización de baja visión
  • Accesibilidad a las nuevas tecnologías
  • Orientación y entrenamiento de la movilidad

Persona con discapacidad visual es toda aquella que posee una alteración, tanto en el funcionamiento como en la estructura de los ojos. Son personas visualmente discapacitadas tanto los ciegos como las personas con baja visión. Los sujetos con discapacidad visual son heterogéneo, y hay que tener en cuenta dos características importantes para clasificarlos:

  1. El resto visual que poseen: Los sujetos con deficiencia visual pueden ser clasificados en términos del tipo y grado de incapacidad que poseen. Encontramos según esta clasificación:
  • Sujetos con una visión cercana a la normal: requieren lentes
  • Personas con una moderada deficiencia funcional: requieren ayuda especializada
  • Sujetos con reducción en la visión central: legalmente ciegos
  • Sujetos con un pobre funcionamiento de la vista y posible deficiencia de la visión central: necesitan ya importantes ayudas en lectura
  • Personas con ceguera: requieren educación especial y rehabilitación en función a su nivel de independencia

      2.    El momento de aparición: La edad de comienzo puede ser un factor importante y crítico para el desarrollo posterior del aprendizaje. Encontramos:

  • Visión baja congénita (de nacimiento)
  • Visión baja sobrevenida (aparece después del nacimiento)

Existen ocho causas por las que un sujeto puede llegar a presentar una posible discapacidad visual:

  1. Anomalías congénitas por enfermedad de la madre (rubéola y toxoplasmosis)
  2. Problemas de refracción (miopía, hipermetropia y astigmatismo)
  3. Traumatismos en los ojos
  4. Lesiones en el globo ocular (hipertensión ocular)
  5. Lesiones en el nervio óptico, quiasma y centros corticales
  6. Alteraciones próximas al ojo
  7. Enfermedades generales (infecciones, intoxicaciones o trastornos endocrinos)
  8. Por parásitos (más frecuente en el 3º mundo)