En algún momento de la vida, casi todos necesitaremos de algún tipo de ayuda para movilizarnos. Ya sea que tienes una pierna fracturada, hayas quedado paralizado o te estés recuperando de un tratamiento médico; tu calidad de vida mejorará cuando encuentres un manera para moverte a tu antojo. Un método comúnmente usado en la silla de ruedas, que entrega varias ventajas.

Parálisis

Alguien que esté paralizado y sea incapaz de usar sus piernas para caminar, se puede sentar en una silla de ruedas y usarla para desplazarse. Hay sillas de ruedas manuales para las personas que pueden usar sus manos y brazos para impulsarse. Los modelos eléctricos se pueden mover tan solo con tocar un botón. En los casos en que la persona tenga también los brazos paralizados, se puede usar otros métodos para operar una silla de ruedas, como por medio de la aspiración y exhalación a través de un tubo que se coloca en la boca, los controles en la barbilla o los controles de movimiento de la cabeza.

Fracturas

Cuando una persona se fractura una pierna, rodilla o tobillo; el doctor le aconsejará que no cargue peso sobre la extremidad mientras el hueso sana. Algunas veces se pueden utilizar muletas, sin embargo, usarlas durante un periodo prolongado de tiempo puede resultar ser muy doloroso o extenuante. Cuando ambas piernas están fracturadas, las muletas dejan de ser una opción. Una silla de ruedas te entrega la ventaja de poder moverte con libertad tanto y como quieras.

Hospitalización

Un paciente que se recupera de una cirugía o enfermedad en el hospital podría estar muy débil como para caminar trayectos largos, y una silla de ruedas le ayudará a moverse con facilidad. Hasta que la anestesia desaparezca, un paciente puede sentirse muy mareado y caerse si trata de caminar, por lo que deberá usar una silla de ruedas para trasladarse de un lugar a otro. Otra ventaja de la silla de ruedas es que entrega seguridad y comodidad a las pacientes de maternidad cuando llegan al hospital durante la labor de parto.

Balance

Una persona que puede caminar pero que tiene dificultad para mantener el balance tendrá que reducir la distancia y el tiempo que camina, o se arriesgará a sufrir una lesión producto de una caída. Otra ventaja de usar una silla de ruedas es que la persona que tiene problemas de balance puede seguir con su rutina normal de actividades. Puede ir a comprar o sacar la nieve de la vereda sin tener que preocuparse de resultar lastimado.