La esperanza de vida de las personas con síndrome de Down ha aumentado durante los últimos años y, en la actualidad, está en 60 años. Una vez superada la muerte perinatal, estas personas, con unos buenos cuidados médicos, pueden cumplir en la actualidad los 60.

La salud mental de las personas con síndrome de Down es el “gran reto” que tiene el mundo sanitario. “Hemos conseguido que sean adultos y ancianos pero no sabemos atender a sus necesidades en salud mental”.

Estas personas tienen el umbral del dolor más bajo que el resto de la población y no saben describir bien sus sensaciones. Por lo general, envejecen unos 20 años antes que el resto y pueden padecer alzhéimer a los 45 años.

6-1560x690_c