El astigmatismo es otro de los problemas visuales más comunes durante la infancia. Consiste en una alteración de la visión debido a una desigualdad en la curvatura de la cornea, que impide el enfoque claro de los objetos cercanos y lejanos.

El astigmatismo ocurre debido a que la córnea, en vez de ser redonda, se achata por los polos y aparecen distintos radios de curvatura en cada uno de los ejes principales. Por ello, cuando la luz incide a través de la córnea, se obtienen imágenes distorsionadas.

El astigmatismo generalmente es un defecto congénito, es decir el niño nace con la patología. La mayoría de niños tienen pequeños astigmatismos a los cuales los médicos que hacen oftalmología infantil no les prestan mucha atención, salvo que el astigmatismo sea superior a 0,5 o el defecto sea mayor en un ojo que en otro.

Para el tratamiento del astigmatismo, al igual que en la miopía o en la hipermetropía, se puede aplicar el uso de gafas, lentes de contacto o la cirugía láser.

astigmatismo-infantil

Diagnostico

  1. Los niños que presentan astigmatismo tienen una visión deformada de las cosas, tanto de cerca como de lejos.
  2. Se produce cuando la superficie de la córnea no es perfectamente cóncava, sino ovalada.
  3. El astigmatismo tiene, normalmente, una causa genética, es decir, suele ser hereditario, aunque también puede producirse tras una intervención quirúrgica, por ejemplo, un transplante de córnea o una cirugía de cataratas.

Síntomas

El astigmatismo suele estar asociado a la miopía o hipermetropía, por lo que presenta síntomas comunes a estos dos trastornos.

Las manifestaciones más frecuentes son dolores de cabeza, congestión y picor en los ojos y mareos.

Tratamiento

  • Si la miopía, hipermetropía y astigmatismo no se detectan y corrigen a tiempo, el niño puede tener problemas educacionales y emocionales importantes.
  • Los problemas de enfoque en los niños suelen resolverse mediante el uso de gafas.
  • Para los más pequeños, existen gafas especiales con monturas de goma y cristales irrompibles, con el fin de que el niño no pueda hacerse daño en caso de caída.
FUENTE

saludinfantil.org