Las muletas canadienses (también conocidas como muletas de antebrazo, muletas Lofstrand, muletas de codo y muletas no axilares) son usadas típicamente por pacientes con una discapacidad a largo plazo para remplazar bastones o andaderas. Por lo general, están hechas de aluminio con un agarre acolchado y un mango de antebrazo. Soportan de 40 a 50 por ciento del peso del usuario y requieren más control que las muletas de madera tradicionales.
Instrucciones

Ajuste de altura

  1. Ponte tus zapatos regulares y levántate. Relaja tus hombros.
  2. Empuña la mano y flexiona tu brazo de 20 a 30 grados frente a ti. Mantén tu muñeca recta y extendida.
  3. Presiona el botón de resorte localizado en el lado de la extensión de pierna de la muleta. Levanta o disminuye la muleta de manera que el mango esté a la altura de tu muñeca.
  4. Repite lo mismo con la otra muleta. Asegúrate de que ambas estén a la misma altura.
  5. Gira los collares situados por debajo de los agujeros de ajuste cerca de la parte inferior de las muletas. Esto asegura las extensiones de la pierna y hace que la muleta sea más estable.

Ajuste de mango

  1. Pon tu brazo a través del collar y agarra el mango. Tu antebrazo debe formar un ángulo de entre 20 y 30 grados de distancia de tu cuerpo.
  2. Presiona el botón de resorte en el lado del mango y muévelo hacia arriba o abajo hasta que esté una o dos pulgadas (2,5 o 5 cm) debajo del codo. Gira el collar debajo del mango para asegurarlo en su lugar.
  3. Ajusta el ancho, más amplio o más estrecho, para que quepa cómodamente en tu brazo. Debe tener un ángulo de aproximadamente 20 grados.
  4. Repite el proceso con la otra muleta. Asegúrate de que el mango tenga la misma altura y ángulo en ambas muletas.