La evidencia científica muestra que la actividad física realizada de forma regular, planificada e individualizada tiene un efecto positivo en la salud. Ésta supone uno de los aspectos básicos dentro de un programa que desee instaurar hábitos de vida saludable. Para que la salud del deportista no se vea comprometida debemos ajustarnos tanto a su nivel de condición física como a sus necesidades personales.

Las personas con discapacidad presentan mayores problemas de salud que la población general, lo que afecta a su nivel de condición física y a la realización de actividad física. Cada persona con discapacidad tiene unas características físicas, orgánicas, intelectuales y psicológicas que son necesarias conocer en el diseño de un programa de actividad física y salud. El término discapacidad engloba a las personas con discapacidad intelectual (DI), personas con discapacidad física (DF) y personas con discapacidad sensorial (DS).Trataremos de dar una serie de orientaciones basadas en nuestra experiencia profesional y la evidencia científica existente para tenerlas en cuenta dentro de un programa de actividad física y salud.

bigstock-happy-family-moments-mother-42009655-1-1024x528

La Actividad Física en Discapacidad Intelectual

LO BÁSICO: El profesional que trata con las personas con DI actúa en base al grado de déficit cognitivo. Así la capacidad de comprensión, abstracción, anticipación de sucesos y planificación de acciones está limitada. Por ello se aconseja, que las tareas estén adecuadamente estructuradas y provistas de una rutina conocida por el deportista. Los menores niveles de condición físicaencontrados en personas con DI con respecto a personas sin discapacidad, determinan la carga física que pueda soportar una persona con DI.

COMO ACTUAR: La explicación de los ejercicios propuestos se adapta a la forma de procesar la información. Los modelos visuales son de gran ayuda en este sentido. Se contempla un periodo más amplio para comprender y completar los mismos. El papel de guía del profesional durante la actividad es fundamental.

CABALLO DE TROYA: Por otro lado, una de las características más citadas en este subgrupo de población es la menor motivación en la realización de actividades. Esto puede llegar a generar hábitos sedentarios que desencadenan problemas de salud. El trabajo de los profesionales se centra en generar actividades motivadoras. Así, las actividades deben suponer un reto alcanzable y debe haber un clima lúdico durante la actividad.

3173036_nadadora

La Actividad Física en Discapacidad Física

LO BÁSICO: Dentro de la DF nos podemos referir a un gran número de anomalías estructurales, déficits motóricos, orgánicos y/o fisiológicos que pueden afectar tanto al grado de movilidad como a la capacidad de movimiento. En el diseño de programas se ha de efectuar un chequeo médico y una correcta valoración funcional del deportista. A partir de aquí, la elección de las actividades dependerá de las necesidades del deportista y sus capacidades reales, tratando de favorecer la utilización de cualquier resto motor facilitando la máxima funcionalidad y el máximo disfrute.

COMO ACTUAR: Las ayudas técnicas en forma de silla de ruedas, bastones, etc., serán habituales. Por ello se han de contemplar espacios amplios y tiempo de ejecución suficientes. Asimismo la afectación en el plano motor influye en la velocidad de ejecución de las acciones. En el caso de que un hemicuerpo esté afectado es necesario realizar un trabajo multilateral, con el fin de no crear descompensaciones entre las diferentes partes corporales.

CABALLO DE TROYA: Así, el agua se torna como un medio idóneo para la realización de actividad física puesto que actúa como facilitador del movimiento.

363233-186304-7

La Actividad Física en Discapacidad Sensorial

LO BÁSICO: Dentro de la discapacidad sensorial, nos podemos referir tanto a la discapacidad visual como auditiva. Es mucha la variabilidad que nos podemos encontrar en torno a la capacidad sensorial. Por ello es necesaria una correcta valoración del deportista.

COMO ACTUAR: En el deporte, la codificación de la información y la respuesta está muy determinada por la información visual y auditiva. En los deportes de equipo, cuya complejidad es mayor a nivel perceptivo, se realizan adaptaciones centradas en la información auditiva, visual y táctil. Las actividades físicas cíclicas y cerradas como la natación o el ciclismo así como ciertas pruebas de atletismo, son muy adecuadas y las adaptaciones serán menores, favoreciendo la participación del deportista en contextos de igualdad.

Para terminar…

Con el fin de que promover la actividad física en personas con discapacidad, proponemos una serie de aspectos en los que se deberá incidir:

  • Una evaluación correcta de la capacidad funcional del deportista y nivel de condición física con el fin de conocer su estado de salud y capacidades y, adecuar las actividades a su nivel.
  • Una mayor sensibilización por parte de la población general hacia la discapacidad. Las barreras sociales pueden ser más importantes que las barreras arquitectónicas (físicas).
  • Mayor accesibilidad de las instalaciones deportivas, que deben tener tránsitos, espacios y equipamiento adaptados.
  • Promover actividades inclusivas en los centros de ocio y deportivos. Con ello conseguiremos que las personas con discapacidad hagan actividades físicas compartiendo no sólo espacios, sino también vivencias con personas con y sin discapacidad.
  • Mayor trascendencia, difusión y número de eventos deportivos, favoreciendo el conocimiento de la población general de lo que las personas con discapacidad son capaces de hacer, derribando así tópicos y falsas creencias.